Programa Red de Juderías. Tudela

Con motivo de la presidencia de Tudela, dentro de la Red de Juderías, este otoño se han programado diferentes actos, en la ciudad Ribera.

La Judería de Tudela

Tudela, situada en pleno corazón del Valle del Ebro, con abundante agua y ricas huertas, fue motivo para que en el año 802, fuese fundada por los musulmanes bajo el emir de Córdoba Al-Hakan I.

Durante los siglos X y XI, Tudela se convirtió en una de las ciudades más importantes de los emiratos de Al Andalus, convirtiéndose en un importante centro cultural donde destacan tantos sus escuelas coránicas como rabínicas.

Tudela sería tomada mediante pacto por los cristianos en el 1119, lo que permitió mantener la actividad económica y la vida de la ciudad.

Las primeras comunidades hebreas se establecieron en Tudela desde su fundación; seguramente artesanos venidos de Tarazona. En 1119, Alfonso el Batallador les concedió el Fuero de Nájera, por el que se reconocían sus propiedades y sus instituciones La aljama de Tudela se convierte en una de las más importantes y la mayor del Reino de Navarra.

La aljama se gobernaba por un cuerpo colegial de 20 miembros pertenecientes a las familias de mayor poder: los Orabuena, Menir y Falaquera y, más tarde, las familias Bendebut, Rabiza, Acasar, Farachy Malach. Eran los encargados de aplicar las Ordenanzas de la Aljama o Taccanot, redactadas entre 1297 y 1305.

Los judíos de Tudela se ocupan del comercio y la artesanía. Eran tintureroscarnicerostejedorespeleteros,yeserosplateros. Y excelentes sastresfísicosconsejeros al servicio de nobles, clero y reyes. También se dedican al cultivo de la viña y a su comercialización.

En seiscientos años, su convivencia con musulmanes y cristianos fue ejemplar. Yehudáh ha LevíAbraham ibn Ezrá yBenjamín de Tudela se cuentan entre los judíos más ilustres de la diáspora sefardí.

La sinagoga

Conocida tradicionalmente como la Sinagoga Mayor, se encontraba adosada al tramo Este del Claustro de la Catedral conocido como Santa María la Blanca. En 1418 se trasladó a esta capilla la Cofradía de San Dionís fundada pro el rey Teobaldo I de Navarra. De 1850 a 1925 perteneció a la institución penitente Cofradía de San Pedro y San Pablo que la denominó «Escuela de Cristo». Nos encontramos en una sala rectangular con tribuna a los pies y con ventanas de arcos geminados entre lo mozárabe, lo musulmán e incluso románico reutilizados en uno de sus muros.

Del siglo XIII parece ser la techumbre de par e hilera, la viga y alfarge de la tribuna y la decoración geométrica de los cuatro muros de la estancia. Y del siglo XV las estructuras pintadas de madera.

El agramilado de sus paramentos de estuco se realiza con trazos rectos o curvos propios de las artes de la carpintería y el yeso. Se trata de una decoración incisa y plana sobre un mural policromo basado en tres colores: el blanco del propio yeso, el negro que lo perfila nítidamente y el rojo empleado como relleno de fondos.

Durante seiscientos años y hasta el día de su expulsión, musulmanes y judíos convivieron con cristianos pacíficamente; a las ceremonias civiles de cada comunidad acudían representantes de las otras dosiglo Sí que hubo intentos de asalto al Castillo, donde habitaban los judíos a partir de 1170, pero se defendieron con la ayuda de las autoridades navarras.

Sin embargo, en 1328, con la Cruzada de los Pastores, otras juderías como PamplonaTafalla, y especialmenteEstellaFunes, sufrieron el ataque de los «matadores judíos» y fueron asaltados y duramente castigados. Murieron muchos judíos.

En 1391, de nuevo el Reino Navarro se vio libro de los alborotos antijudíos y pogromos que tan dramáticamente influyeron en las juderías de otras ciudades En líneas generales las dispustas entre judíos y crisitanos en Tudela surgieron por motivos profesionales o comerciales, no por motivos de raza o religión. A diferencia de otros lugares, en Tudela el Tribunal de la Inquisición nunca fue buen visto. Prueba de ello es la protección que dieron en la ciudad de Tudela a los presuntos asesinos del Inquisidor de Zaragoza, Pedro Arbués.

Navarra, a diferencia de Castilla y Aragón, resiste seis años al edicto de expulsión de los Reyes Católicos hasta que cede en 1498 a las presiones de Fernando el Católico. Algunos se fueron al Norte de África y otros al Sur de Francia o a los Países Bajos. El apellido «Nabarro» de algunos judíos europeos proviene de este hecho y de esta época.

Pero la mayoría, unos 180 judíos, se convirtieron al cristianismo y quedarse en la ciudad, aunque nunca llegarían a ser bien vistos por los «cristianos viejos».

El rey de Navarra, Juan de Albret, deroga el Estatuto por el que se permitía a los judíos conversos y a sus descendientes a desempeñar oficios públicos y benéficos en las Iglesias. El pueblo tudelano exigió que los nombres de los conversos se inscribiesen en un lienzo que colgaba en una de las paredes de la Catedral, «la Manta». El propósito era distinguir la calidad de los nombres nobles, es decir, de los que no figuraban. La Manta estuvo expuesta hasta 1783, cuando, con el visto bueno de la Inquisición, se traslada a una capilla donde permaneció hasta ser consumida por el tiempo.

Decir a alguien que su nombre estaba incluido en la Manta era uno de los insultos más duros que podían referirse a un tudelano.

Textos de www.redjuderias.org

http://www.redjuderias.org/rasgo/es/destinos/tudela/juderia.html