Información General

La política europea de desarrollo rural contribuye a que las zonas rurales de la Unión Europea (UE) puedan hacer frente a la amplia gama de retos económicos, medioambientales y sociales que plantea el siglo XXI. Ésta se financia a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).

Los estados miembros y los territorios de la UE elaboran los Programas de Desarrollo Rural (PDR) en función de las necesidades de sus territorios y con el objetivo de abordar las 6 prioridades establecidas por la UE:

  • Promover la transferencia de conocimientos y la innovación en el sector agrícola y el sector silvícola y en las zonas rurales
  • Mejorar la viabilidad y la competitividad de todos los tipos de agricultura y promover las tecnologías agrícolas innovadoras y la gestión sostenible de los bosques
  • Promover la organización de la cadena alimentaria, el bienestar de los animales y la gestión de riesgos en la agricultura
  • Restaurar, conservar y mejorar los ecosistemas relacionados con la agricultura y la silvicultura
  • Promover la eficiencia de los recursos y apoyar el paso a una economía hipocarbónica y adaptable a los cambios climáticos en los sectores agrícola, alimentario y forestal
  • Fomentar la inclusión social, la reducción de la pobreza y el desarrollo económico en las zonas rurales.

Dentro de los PDR, los estados miembros y las regiones establecen objetivos cuantificados en relación con dichos ámbitos. A continuación establecen las medidas que aplicarán para alcanzar sus objetivos y asignan la financiación correspondiente.

El PDR de Navarra 2014-2020, fue aprobado mediante Decisión (2015) 8143 de la Comisión, de 18 de noviembre de 2015. Constituye el principal instrumento de la política estructural agraria del Gobierno de Navarra y contiene el marco de las ayudas comunitarias y regionales aplicables en la comunidad Foral para los próximos 7 años. Tiene como objetivo impulsar la actividad económica y el empleo en las zonas rurales, además de preservar el medio ambiente.

¿Qué son los Grupos de Acción Local?

Los Grupos de Acción Local (GAL), son asociaciones sin ánimo de lucro, de marcado carácter territorial, compuestos por representantes de los intereses socioeconómicos locales públicos y privados (asociaciones, empresas, administraciones públicas locales y otros grupos de la sociedad civil), cuyo objetivo es posibilitar el desarrollo rural en sus respectivos territorios con un enfoque ascendente.

La composición, objetivos y forma de trabajo de los GAL ha hecho que, desde su creación, propicie la participación de los actores del medio rural. Al trabajar con un enfoque “de abajo a arriba”, las comunidades locales son protagonistas y deciden el diseño y gestión de este tipo de políticas de desarrollo local. De hecho, la experiencia de los Grupos con la gestión LEADER confirma que la participación del tejido socioeconómico en el diseño y ejecución de las EDLP es una garantía para el éxito ya que aumenta la capacidad de actuar y adoptar iniciativas constructivas.

Desde 1998, Consorcio EDER ha gestionando un pequeño porcentaje de Fondos europeos. En la actualidad, el fondo principal es el FEADER (segundo pilar de la PAC), financiación de la Unión Europea destinada a promover la diversificación y modernización competitiva de la actividad económica de las zonas rurales. La gestión que Consorcio EDER ha hecho de los fondos asignados se ha realizado conforme a la denominada metodología LEADER, que en francés significa “Relaciones entre Actividades de Desarrollo de la Economía Rura”, basada en los principios de planteamiento zonal, enfoque ascendente, formación de consorcios locales, innovación, integración multisectorial, cooperación, constitución de redes y gestión y financiación descentralizadas.

¿Qué son las Estrategias de Desarrollo Local Participativo?

Las Estrategias de Desarrollo Local Participativo (EDLP), se definen como el “conjunto coherente de operaciones cuyo fin es satisfacer objetivos y necesidades locales, y que contribuyen a la realización de la estrategia de la UE para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, diseñado y puesto en práctica por el grupo de acción local”.

Estas EDLP, constituyen la hoja de ruta encaminada a promover un mayor desarrollo económico y mejores condiciones sociales para la población de los entornos rurales, y han de elaborarse por los Grupos de Acción Local, contando con sus respectivas comunidades locales para su remisión al Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local de Gobierno de Navarra.

Proceso de participación en la Ribera de Navarra

En el proceso de participación se han utilizando diferentes metodologías para poder recoger el mayor número de aportaciones del máximo número de habitantes riberos. Las aportaciones recogidas por los ciudadanos han sido incluidas en las 100 necesidades detectadas, junto con el diagnóstico inicial de la comarca y las matrices DAFO específicas. Estas 100 necesidades fueron analizadas, agrupadas y priorizadas en 23 necesidades, que a su vez han sido la base para la definición de la Estrategias de Desarrollo Local Participativo y de los objetivos de acuerdo con el

Programa de Desarrollo Rural de Navarra 2014-2020.

De esta manera podemos asegurar que todas las contribuciones realizadas por los habitantes de la comarca están incluidas en las Estrategias de Desarrollo Participativo de la Ribera de Navarra.

En los procesos de  participación se han realizado 405 encuestas telefónicas a hogares del territorio Ribera de Navarra. Se han realizado 54 entrevistas personales a agentes políticos y empresariales de la comarca, así como 15 dinámicas de grupo, en las que han participado 190 personas.

También se realizó un trabajo de difusión y aportaciones a través de las NTIC, en las que se recibieron 105 propuestas.

Mediante Resolución 514/2015, de 13 de julio, y la Resolución 697/2016, de 23 de junio, consorcio EDER fue seleccionada, se le confirió la condición de Grupo de Acción Local, se aprobó su estrategia de desarrollo local participativo y ámbito territorial de actuación y se le asignó la dotación financiera para su implementación, en el marco del PDR de Navarra 2014-2020.

Para el periodo 2014-2020, la comarca Ribera de Navarra, cuenta con una dotación de 4.182.819,64 €.